Activismo modo ON


anticapitalistes.netCon una política a rebosar de corrupción y engaño, el activismo debe ser nuestra punta de lanza para cambiar las cosas.

“Pasados estos siete años, sin embargo, no he cambiado en seguir teniendo muy claro que debemos conseguir de una vez por todas que el pueblo sea realmente representado por su gobierno. Vamos, que hay que cambiar el mundo.

Pocos meses después de autoeditarme 500 libros-fiasco (allá el 2006) fui desistiendo de participar en este cambio con el “granote” de arena que tenía que ser mi obra y, como ciudadano concienciado, me tuve que conformar con aportar todos los modestos granitos que creí interesantes y que no me eran demasiado molestos de sumar:

  • Cambiando de banco/caja. (Dejar el banco que desahucia familias por una sociedad cooperativa de crédito.)
  • Evitando las autopistas de peaje. (Me parece bastante evidente que no hay nada de limpio entre los que las gestionan y los políticos con los que acuerdan las condiciones de explotación.)
  • No utilizando PayPal. (Boicotearon Wikileaks.)
  • No Windows, no Apple y sí Linux (sistema operativo bandera de lo que es el compartir y la transparencia).
  • Comprando siempre que me va bien en cooperativas y tiendas de comercio justo.
  • Menos consumismo y además reducir, reutilizar y reciclar…
  • Votando y haciéndolo a partidos de izquierda. (¡No al PSOE! Ya nos ha demostrado demasiadas veces que no está por verdaderas políticas de izquierda. En realidad representa los intereses de los ricos como un partido de derechas más. Entre PSOE y PP podríamos decir que nos hacen la representación del policía bueno y el policía malo, siendo ambos muy amigos de los poderosos. Lo podemos entender así, sin demasiada dificultad, parando la oreja a Wikileaks o a Salvados. El programa de Salvados “Fraude rico, fraude pobre” es excelente para denotarlo.)
  • Concienciando la persona poco concienciada que hay que ser un ciudadano concienciado.

Seguí así durante meses, de hecho, años, hasta que Marc me presentó “Som Energia” pasándome el enlace del programa de TV3 “Latituds” que hablaba sobre ello. Se trata de una cooperativa de energías renovables sin ánimo de lucro que tiene como objetivo producir energía verde para sus socios, al tiempo que pretende cambiar el sucio y peligroso modelo energético actual.

La idea de formar parte de la cooperativa me entusiasmó y no tardé mucho en hacerme socio y también en querer colaborar en ella como miembro activo. De los granos de arena me sentía pasar a las paladas de arena. Desde “Som Energia” me siento luchar a favor del medio ambiente y de la gente. Lucho en contra del cambio climático, de las centrales nucleares y de sus más que temibles posibles accidentes, y en contra de las opacas y abusadores eléctricas. Es interesante saber, en este punto, que “casualmente” dos de las mayores eléctricas españolas tienen “adornado” su consejo de administración con ex jefes de estado, cobrando una pasta gansa: Felipe González (PSOE) está en Gas Natural y Aznar (PP), en Endesa. La verdad es que con esta clase de “casualidades” uno no puede sorprenderse de las políticas en contra de las renovables. Porque el gobierno, lejos de tratar de impulsar el modelo energético que realmente interesa a su pueblo, solo hace que poner más y más palos a las ruedas de su desarrollo. Es bastante claro que la relación entre el gobierno y las empresas interesadas en mantener el sucio y peligroso modelo actual es más que buena. La teoría de las puertas giratorias (personas que hoy hacen leyes y mañana se aprovechan de ellas desde el sector privado o viceversa) es muy evidente en este sector económico. Vamos, que dentro de la cooperativa me puedo sentir aportando paladas de arena, pero al mismo tiempo no dejo de observar como desde el Congreso de los Diputados unos ventiladores gigantes me la tiran a los ojos. Hay que ir a la yugular del problema.”

Nota: Texto extraído, íntegramente, de “Revolución Racional G2″.